fbpx
EresFitness
Extensión en polea con cuerda sobre la cabeza
Portada » Ejercicios » Tríceps » Extensión en polea con cuerda sobre la cabeza

Extensión en polea con cuerda sobre la cabeza

  • Mecánica: Aislamiento
  • Nivel: Avanzado
  • Músculo principal: Tríceps
  • Equipo: Mancuerna

Todos los movimientos de extensiones, como la extensión en polea con cuerda sobre la cabeza, son perfectos para potenciar la musculatura del tren superior, ya sea de hombros, espalda, tríceps o bíceps.

En específico, se trabajarán con este tipo de extensión, la cabeza media y lateral del tríceps, en menor medida el bíceps y trapecio.

A continuación, te hablamos más sobre la extensión en polea con cuerda sobre la cabeza, su técnica de ejecución, así como errores y consejos frecuentes:

Técnica de ejecución:

  1. Colócate de pie a la máquina y toma la barra de la polea en un agarre neutro, es decir, que las palmas deberán estar frente a frente.
  2. Con la zona de la columna recta, pero sin encontrarse tensa, inclínate hacia tus pies, pero sin sobrepasar los 20 o los 30 grados; ya que, si llegamos más allá, será mucho más sencillo que perdamos el equilibrio.
  3. Inspira y lleva a cabo a la extensión de forma vertical siempre con ambos codos rozando con tu tronco (no deben abrirse en ningún momento).
  4. Cuando vayas a finalizar con el ejercicio, coge la barra de la polea con un agarre prono y así finalizarás el mismo; esto permitirá que contemos con una intensidad mucho mayor en el trabajo de los tríceps, facilitando su potencia en tres zonas diferentes.
  5. Sostén en el clímax del ejercicio por uno o dos segundos y deja que la polea suba hasta que regreses a la posición inicial.
  6. Repite el movimiento de acuerdo a tu plan de entrenamiento.

Consejos y errores frecuentes:

No hagas de forma excesiva la inclinación hacia adelante cuando tires de la polea, como mencionamos con anterioridad, esto puede hacer que pierdas el equilibrio y caigas; o incluso provocar una lesión en alguna zona de la espalda baja (en el momento en que intentamos mantenernos de pie). Lo ideal es inclinarnos no más allá de 30 grados, aproximadamente.

La espalda debe mantenerse recta, no se debe curvar o inclinar en ningún momento. Este es uno de los errores más frecuentes en ejercicios de este tipo.

Agregar un comentario