fbpx
EresFitness
Espasmos musculares - Qué son y cómo evitarlos
Portada » Prevención y Lesiones » Espasmos musculares: ¿Qué son y cómo evitarlos?

Espasmos musculares: ¿Qué son y cómo evitarlos?

Durante una carrera u otro ejercicio, ¿ha experimentado dolores musculares acompañados de contracciones involuntarias? Si la respuesta es positiva, ya conoce los signos de espasmos musculares y calambres que suelen afectar a las pantorrillas, los muslos, los brazos y el abdomen.

Los espasmos musculares son el resultado de un desequilibrio hidroeletrolítico en el cuerpo o de una sobrecarga muscular. Actúan como una especie de autoprotección del cuerpo, ya que indican que algo no va bien con los músculos y colaboran para que no surjan lesiones más graves.

Causas de los espasmos musculares

Los espasmos están relacionados con el cansancio y el estrés muscular. En los músculos más grandes, aparecen por la acumulación de lactato, mala circulación o falta de estiramientos. Quien se somete a estímulos que van más allá de lo soportable está más sujeto a eso. La intensidad de este desgaste indicará el grado de contracción.

El factor climático

En las altas temperaturas, las posibilidades de que los atletas sufran espasmos musculares aumentan. Eso ocurre porque, en el calor, perdemos grandes cantidades de agua y sales minerales. Así, la deshidratación altera el funcionamiento de las fibras musculares, dando lugar a contracciones involuntarias que castigan a grupos musculares.

La intensidad y la duración de los dolores generados por los espasmos musculares varían mucho, desde pequeñas molestias hasta dolores severos y de pocos segundos a pocos minutos.

¿Cómo evitar los espasmos musculares?

Una buena salida para evitar esa molestia es hacer un buen estiramiento – una forma de hacer algunos grupos musculares más fuertes y quitar la tensión de otros. Si no tienes la costumbre de calentarte antes de entrenar, será mejor que acabes con ese mal hábito. El calentamiento prepara los grupos musculares para la actividad intensa que viene después.

  • Acondicionamiento físico. También es determinante para la aparición de estas contracciones. Por lo tanto, se recomienda no sobrepasar los límites de su propio cuerpo a la hora de hacer ejercicio.
  • Vigile la hidratación y reposición de sales minerales. Apueste por fuentes de potasio, magnesio y calcio para no tener su rendimiento dañado.
  • Detén la actividad. Si los espasmos musculares aparecen durante el ejercicio, detenga la actividad inmediatamente y estire la articulación afectada por el dolor hasta que cesen las contracciones.

 

Agregar un comentario